5 dic. 2011

La Legión Argentina dejó todo en Sevilla y volvió con ilusión



Sumergido en un mar de lágrimas y tristeza. Una derrota más ante España en la lucha por la conquista de la esquiva Copa Davis, pero muy diferente a aquella en 2008. La pena que merodea Sevilla no es la misma que vagó por Mar del Plata. Porque le jugaron de igual a igual a un rival que cuenta con el número 2 y el 5 del ránking en la superficie donde más cómodos se sienten e ilusionaron por momentos con dar vuelta la serie que había comenzado adversa, con gran juego y mucha pasión. El equipo argentino, pese a no haber podido conseguir la ensaladera, se retira de La Cartuja con la frente en alto.



A lo largo del fin de semana y de todo el año, los dirigidos por Modesto “Tito” Vázquez realizaron una remarcable tarea, que siempre fue reconocida y acompañada con el apoyo del público. Los hinchas ignoraron las voces que mantenían versiones de peleas entre los jugadores y diferencias con el capitán, supieron alentar porque entendieron que la unión se demuestra dentro de la cancha y en cada uno de los cinco partidos. Ese fue el estandarte de este grupo de tenistas cuya derrota esta muy lejos de ser un fracaso. Trabajo, unidad y juego.

El equipo dio todo”, manifestó orgulloso David Nalbandian quien además aseguró que integrará el equipo el año que viene y que desea participar en los Juegos Olímpicos de Londres. La conferencia de prensa distó mucho de aquella escandalosa en 2008 en Mar del Plata, es que los vínculos entre los jugadores son otros. Una imágen que lo resume es la de David consolando a Del Potro tras la derrota ante Nadal. ¿Qué fue lo que le dijo el unquillense al tandilense en medio de la desolación? “Lo que se le dice a un compañero cuando dejó todo en la cancha y no se pudo”, esgrimió tras el partido.

Dejé hasta lo último que me quedaba”, declaró un Del Potro golpeado anímicamente tras el 4 a 1. No sólo lo notó él. Minutos después de consagrarse campeón el número 2 del mundo, Rafael Nadal, destacó la actuación de Juan Martín. “Jugó un partidazo. Es un rival de grandísimo nivel y estará entre los mejores por mucho tiempo porque es un jugadorazo", destacó. En tonos melancólicos La Torre de Tandil se expresó acerca del equipo: “No estoy como quisiera, pero con el correr de los días, tanto yo como mis compañeros nos tenemos que quedar tranquilos por lo que hicimos durante todo el año, ya que pudimos llegar a la final. Le peleamos a España en su tierra. Nos ganó bien”.

Pese a que todavía la confirmación de la continuidad del capitán no se ha dado a conocer por él ni por parte de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), periodistas presentes en España aseguran que Vázquez no seguirá como la voz de mando y que el nombre que suena para la sucesión es el de Martín Jaite. Previo al cuarto punto “Tito” manifestó que el domingo podía llegar a ser su último día en esa función. Tras el enfrentamiento de Del Potro frente a Nadal que le dio el titulo a los ibéricos, expresó que a lo largo de estos tres años como capitán del equipo argentino de Copa Davis, las alegrías fueron efímeras, pero que el regocijo mayor va a ser el reconocimiento del grupo. Mientras que en cuanto a su permanencia agregó que no puede realizar suposiciones, pero que el trabajo continúa. Sin comunicados oficiales y con versiones de finalización del ciclo, habrá que esperar que el tiempo aclare el panorama.

En 2012 Argentina hará su debut frente a una siempre complicada Alemania, de visitante y en febrero. Tal como ocurrió en 2009, luego de perder la final en Mar del Plata frente a España, el 2012 será un año que el equipo argentino deberá afrontar con la mochila de no haber podido lograr la Copa. En aquel 2009 en el que Argentina recibió a Holanda en la primera fase, el conjunto con respecto al que estuvo en la final del 2008 fue completamente diferente. Lucas Arnold, Martín Vasallo Arguello, Juan Ignacio Chela y Juan Mónaco conformaron la lista. Ninguno de ellos había estaba frente a España. No obstante, las declaraciones esta oportunidad abren una perspectiva distinta para el año que viene, ya que tanto David Nalbandian como Juan Martín Del Potro esperan por una revancha pronta. También las actuaciones muestran un panorama diferente. El importantísimo papel que desempeñó Eduardo Schwank en el dobles se prensenta como una posible carta para jugar el tercer punto, justamente el doblista que se le había criticado a Vázquez no tener.

La de este año, la cuarta final celeste y blanca, dejó el terreno sembrado para que el 2012 se afronte con las esperanzas de buscar los frutos de este segundo puesto y traer para el sur la ansiada Ensaladera. y traer para el sur la ansiada Ensaladera. España, Francia, Estados Unidos, siempre son candidatos a quedarse con el título. Sin embargo, el equipo argentino viene demostrando estar a la altura de estas potencias mundiales.

El haber alcanzado una final tras derrotar al vigente campeón Serbia que tenía en sus filas al arrollador número 1 del ránking, Novak Djokovic, y haber sido un rival de gran envergadura para una España imbatible en polvo de ladrillo, no es obra sólo de quienes se colgaron la medalla plateada, sino de un proyecto desarrollado del tenis argentino. Hace diez años que integra el Grupo Mundial y en esa década cosecharon tres finales (2006, 2008 y 2011) y tres semifinales (2002, 2003 y 2005), lo que lo convierte en el país que actualmente tiene mayor rendimiento regular y además el único que nunca perdió en primera ronda. Desde aquella hazaña en septiembre de 2001 en Córdoba en el que Argentina venció 5 a 0 a Bielorrusia para salir del Grupo Americano con Gastón Gaudio, Guillermo Cañas, Franco Squillari y Luis Lobo, mucho evolucionó. Ninguno de estos cuatro nombres sigue tirando drops en el circuito profesional, muchos otros pasaron y otros tantos quedaron al margen. Todos ellos, quienes viajan por ricones del mundo dejando familias y amigos atrás para jugar con la sigla ARG bien pegada a su nombre, conforman “La Legión Argentina”.

30 nov. 2011

Abanderado de la ilusión

Orgullosa en su pecho reluce la medalla dorada, en lo más alto del podio, con la bandera argentina como fondo. Ni Santiago Muñiz ni el surf local van a olvidar esa postal en la panameña Playa Venao el 2 de julio de este año. Fue su capítulo más prestigioso, que encendió la esperanza de que en un futuro no muy lejano, tablas celestes y blancas dominen las olas más difíciles del mundo.


Nació en Mar del Plata hace 19 años, pero amanece en Brasil para entrenar entre morros y arenas blancas. “Nos fuimos a vivir hace tiempo a Bombinhas porque mi papá tenía el sueño de que sus hijos sean surfistas. Empezó mi hermano Alejo y después seguí yo”, relata el rubio que podría haber competido con la verdeamarelha. “Quería representar al país de donde somos mi familia y yo. Además, si obtengo buenos resultados puedo ayudar al deporte y a los surfistas de acá”, confiesa.

Su hermano de 21 años, representante de los cariocas, es el actual número nueve del mundo. “Él me enseñó a ser profesional, sacrificarme y entrenar siempre”, se sonrié mientras se ilusiona con un futuro cruce entre hermanos: “No veo la hora de enfrentarme en un mundial con él”. 

En Panamá no sólo se consagró Santiago. El equipo argentino alcanzó un histórico cuarto puesto. “Si no fuera por el ENARD, que nos dio becas, no hubieramos obtenido estos resulados ni viajado tanto para competir. Aunque los sponsors nos podrían haber ayudado más”, resalta.

Talento, trabajo y apoyo. El surf nacional encontró en 2011 una llama de esperanza. El argentino que pudo haber sido brasilero, el abanderado de la ilusión. 

- ¿Cuáles son tus objetivos para el 2012?
Voy a competir en las World Quallifying Series, tratar ganar puntos y que sea lo que Dios quiera...

5 oct. 2011

Guadalajara, entre los Juegos Panamericanos y el combate al narcotráfico



En apenas nueve días Guadalajara recibirá a miles de atletas en la cita máxima del deporte americano. La antorcha de los Juegos Panamericanos recorre todos los estados de México, cualquier ciudad que reciba un evento de tanta magnitud se paralizaría, pero los Juegos no son la principal preocupación de los mexicanos.
El combate armado al narcotráfico que enfrenta al Estado y las bandas que controlan el tráfico ilegal tiene en alarma a todo el pueblo mexicano. Desde que se desató a finales de 2006, más precisamente el 21 de diciembre, hasta hoy, los combates de los carteles contra el gobierno dejaron un saldo de más de 34 mil muertos, por no mencionar la inseguridad, la cautela y el miedo de la sociedad a próximos ataques. 

Son trece las bandas de narcotráfico cuyos integrantes están siendo perseguidos, ellas son: El cartel de Sinaloa, el de Tijuana, el de Juárez, el del Golfo el de los Beltrpan Leyva, el de Jalisco Nueva Generación, el del Milenio, el Independiente de Acapulco, el del Centro, los Zetas, la Familia Michoacana, los Caballeros Templarios Guardia Michoacana y la Mano con Ojos. Los aparatos estatales a cargo de la persecusión a los grupos clandestinos son la Armada, el Ejército, la Fuerza Aérea, la Policía Federal, la Agencia Federal de Investigación y la Procuraduría General de la República. 


En Jalisco, el estado donde se encuentra la ciudad de Guadalajara el contexto de las bandas delictivas está bastante atareado. Después de la muerte de Ignacio “Nacho” Coronel, los diversos cárteles que operan allí buscan apoderarse de esta plaza. “La Familia” y “Sinaloa” resultaron muy debilitados en la pelea y el que permanecen con fuerza es “Los Caballeros Templarios”, aliados con la facción que queda de “Nacho”. También pelean Jalisco los residuos de la organización de los Beltrán Leyva (hoy llamada “Cártel del Pacífico Sur”), en compañía de sus aliados “Los Zetas”. Además se mantiene aún en funciones lo que queda del cártel histórico de Jalisco, el cártel del Milenio, llamado “La Resistencia”. 

A pesar de que no se preveen ataquen intencionales durante los Juegos, un antecedente que podría preocupar a los organizadores son las balaceras que se han ocurrido afuera del estadio del Santos Laguna, en Coahuila. Otro peligro en potencia es que, como sucedió en Acapulco en marzo pasado durante la visita del presidente Felipe Calderón, los cárteles realizen una medida mediática, como los cuerpos que tiraron en las calles en aquel momento. Con la atención de la prensa durante los juegos, no sería sorprendente si uno o más grupos intentan estas acciones. 

Uno de los efectos secundarios de la guerra del gobierno contra el crimen es que algunos de los cárteles se han debilitado por la presión gubernamental y de sus rivales, lo que los ha hecho más débiles para transportar droga. Esto los ha hecho depender de otros delitos para mantener sus ingresos. Aunque el crimen siempre ha sido un problema en México, en últimas fechas, los robos, secuestros y extorsiones han empeorado progresivamente. 

De acuerdo con los reportes sobre crimen y seguridad en Guadalajara hechos por el Departamento de Estado de Estados Unidos en este año, los delitos de todos los tipos han aumentado en la ciudad, aunque el nivel de violencia permanece por debajo de otros estados, como pueden ser Monterrey o Ciudad Juarez . Debido a la actual batalla por Guadalajara y el peligro que representa, la seguridad de los Panamericanos aumentará. 

El 3 de octubre el Gobierno de México afirmó que se realizará un despligue de 11 mil policías y militares que resguardarán la zona. La logística que blindará a la segunda ciudad mexicana más importante contará con aviones no tripulados, cámaras en cada esquina, helicópteros Black Hawk y unidades de la Policía Federal. 

El operativo utilizará lugares de vigilancia conocidos como “Escorpiones”. Allí se revisará a cada uno de los asistentes al estadio. En su entrada, se pondrá un punto de revisión donde se tendrán los nombres y fotografías de cada uno de los asistentes, datos que serán comparados con la plataforma México, para verificar que quien entre no tenga antecedentes penales, requerimientos u orden de aprehensión. En la Villa Olímpica se instalarán tres filtros para garantizar la seguridad de los deportistas. De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública, la implementación del operativo será controlado en el Centro de Mando en que se ubica Expo Guadalajara, ubicada al sur de la ciudad. 

El secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, explicó que se escogió a los oficiales con “perfil idóneo” para resguardar este evento y aseveró que no se ha detectado ninguna amenaza hasta ahora que pudiera perturbar el desarrollo de las competencias en las 39 disciplinas pautadas para los XVI Juegos Panamericanos.

30 sept. 2011

Late con pasión Puma

Albacete y Agulla enfrentando a Rumania

A metros del in-goal. El santiagueño Juan Manuel Leguizamón no quita su mirada feroz del objetivo. Van nueve minutos del partido. La ovalada, bien apretada entre su cuerpo y su brazo. No permite que un rumano le corte su camino. Lo pechea y apoya la pelota sobre el césped del Rugby Park Stadium. Aquel topetazo deja gritos de sorpresa en todo Invercargill y en la casa de los Finkelstein se festeja al igual que los cinco puntos. 

Casi pálido de piel, con mechas amarillas que encuadran su rostro, de estatura mediana y contextura morruda, Mariano Finkesltein es un rubio que bien podría pasar por europeo, aunque su pasión por la selección de rugby lo desmiente rapidamente. Tiene 22 años, estudia Periodismo en la Universidad del Salvador y juega en el primer equipo del Club Ciudad de Buenos Aires Admite que en cada cita de Los Pumas en la madrugada argentina, sus niveles de nerviosismo llegan a límites que ni él conocía. “Por eso me gusta estar con gente que entienda de rugby y su reglamento cuando los veo. Me junto con mi viejo o con mis amigos del club”, confiesa.

Comenzó a jugar en 1997, cuando tenía siete años, en Sociedad Hebraica, donde su papá era coordinador general. Tres años más tarde, se calzó por primera vez la camiseta que defiende hasta hoy, la del Club Ciudad de Buenos Aires, donde había jugado su papá. Para él, el rugby es un equilibrio personal que le sirve para descargar. “Me divierto, la paso bien. Tiene cosas muy importantes”.

Aunque a veces alterna como medio scrum y puede desempeñarse como fullback, su puesto original es el de apertura. Hace doce años que juega con la celeste en ese puesto, con la cinta de capitán en el brazo. Tiene como referentes a Felipe Contepomi y a Juan Martín Hernández. “Es muy interesante ver jugar a Contepomi. Es una lástima que Hernández no esté. Yo los veo mucho para imitar lo que hacen. Otro al que me gusta ver es Marcelo Bosch, va a ser una sorpresa en el Mundial, es muy habilidoso”, augura el rubio.

El partido contra Rumania dejó la victoria nacional por 43 a 8. “En el prode había puesto que ganábamos por 45 a 10. Le pifié por poco”, se lamenta, risueño, Mariano. Le tiene mucha fe al seleccionado y su análisis es muy optimista: “Creo que pasamos a cuartos y seguramente enfrentemos a Nueva Zelanda. Va a ser difícil, pero si les ganamos, somos campeones”.

Se juega en Nueva Zelanda, pero la pasión por el rugby viaja transoceánicamente. Se siente en cada hogar aficionado a la ovalada. Argentina también late con el fanatismo Puma.


La generación que viene haciendo ruido detrás


La consagración de un proyecto. Eso fue la victoria de la selección argentina de básquetbol por 80 a 75 sobre su eterno rival sudamericano, Brasil, en el Preolímpico clasificatorio para Londres 2012. Volvieron a festejar en este certamen como lo hicieron en Neuquén en el 2001. La localía les sienta bien. Es que no sólo los impulsa el aliento en los estadios; cada ciudad que late con el básquet se revolucionó y ellos sí que saben hacer ruido... 

“Me junté a ver todos los partidos con los chicos del equipo, gritábamos tan fuerte que los vecinos venían a quejarse, je”, revela Nicolás Cabana, alero de River. 

Relata que se le aceleró el corazón y que rompió sus cuerdas vocales en la semifinal contra Puerto Rico, aquella que entregó la clasificación con la respiración retenida hasta el final y que contra Brasil no podía dejar de mover su pierna por los nervios. Tímido, confiesa que cuando vio la consagración se le llenaron los ojos de lágrimas. 


“Este campeonato fue uno de los que más disfruté”, confiesa el jugador de 22 años. Sostiene que pudo ver durante todo el torneo la misma pasión y el idéntico disfrute por el juego en equipo que había presenciado en los entrenamientos en el gimnasio de la UADE, en Buenos Aires, previos al inicio del torneo Preolímpico en Mar del Plata. “Fue la única vez que me gustó estar en la facultad”, chicanea Nico, estudiante de segundo año de Administración de Empresas en esa Universidad. 

Nico rememora emocionado: “Yo, que los vi entrenarse, te lo puedo decir, lo confirmé. Esos tipos son unos animales”. Mientras habla con las manos guardadas en los bolsillos de su pantalón, no puede dejar de mover sus piernas. Se balancea de un lado a otro al igual que su mirada, que pareciera viajar con él en cada rememoración. 

Comenzó a jugar a los doce años en San Fernando, arrastrado por el comentario de todas las señoras del barrio que profesaban: “Con tu altura, deberías jugar al básquet”. Pasó por Harrod's y hace dos años viste la camiseta de la banda. 

Como la Generación Dorada, hace diez años que pica la pelota naranja. Una camada nueva inspirada por la gloria de una década inninterrumpida de logros deportivos que tiene como estandarte la entrega, el sacrificio y amor por el juego. Lo soñó León Najnudel, inspiró a los olímpicos y ahora ellos hacen soñar a otros cuantos locos por el aro.

9 ago. 2011

De efervescencias y recuerdos

Un grito de gol que hace vibrar cada una de las cuerdas vocales, una melodía de arrabal que musicaliza con añoranza y la figura de Juan Domingo Perón que representa las ideas por las que siempre luchó, esas tres pasiones tan de los pagos del sur son las que al secretario general del Círculo de Legisladores de la Nación, el ex diputado justicialista por Rio Negro (MC), Héctor Ganem, le encienden los recuerdos de sus 86 años de vida.  

Oriundo del pequeño pueblo rionegrino de Comallo, comenzó su carrera futbolística a finales de la década del 40 en el club Nahuel Huapí y fue el wing izquierdo titular de la selección de Bariloche, donde llamó la atención de Independiente. “Me ofrecieron venir a jugar. No lo podía creer. Toda mi familia y yo éramos hinchas. Me mandaron a Buenos Aires con los pocos ahorros que teníamos y vine, paraba en un hotel en Maipú y Paraguay. Tres meses después me dijeron que me iban a dar una oportunidad a mitad de año, pero no tenía plata y no me hablaron de ninguna contratación. Me tuve que volver”, evoca con un dejo de tristeza en su tono.  

Como si pudiera ver proyectadas las imágenes de cuando se enamoró del balón, recuerda, con la mirada clavada en el piso, sus días como jugador. “Era netamente zurdo, rápido y con una buena pegada, parecida a la de Masantonio o Bernabé Ferreyra. Pateaba fuerte, me elogiaban mucho. En Bariloche le llegué a meter un gol de mitad de cancha al seleccionado chileno”, rememora Héctor.  

 Melancólico, revuelve en su memoria su paso como amateur y orgulloso, exclama: “Yo jugué con Ernesto Grillo. Compartimos algunos partidos en la reserva, cuando él comenzaba a surgir”.  

- ¿Qué fue lo más espectacular que le viste hacer?  
- Me acuerdo la fecha exacta, el 14 de mayo de 1953, en el Monumental. Yo estaba a diez metros del General Perón. Argentina iba perdiendo 1 a 0 contra Inglaterra y Grillo agarró la pelota, yo pensé que había tirado centro pero a pocos centímetros del arco hizo una comba impresionante y se metió. Ese partido lo ganamos 3-1. Espectacular. Junto con el segundo de Maradona a los ingleses en 1986, el mejor gol que vi en mi vida.  

Tapa de El Gráfico conmemorando el gol de Ernesto Grillo

La energía de la emoción que le trae recordar aquel tanto épico lo impulsa de la silla. Parecía fragil y ajado en un principio, ahora se respinga y se sacude por todo su escritorio haciendo muestras de cómo fue aquel gol inolvidable. Las imágenes de todas sus fotos contemplan como la mejor hinchada, cada mímica que hace. Tiene 86 años pero parece un niño, o al menos eso denota el brillo de sus ojos.  

Arsenio Erico
- ¿En Independiente, Erico fue el más extraordinario también o Bochini se acerca a ese calificación?  
- Son dos de los sensacionales que pasaron por el club. Lo que tenía Bochini es que era estratega, su espectacularidad pasaba por el panorama y los pases que metía, le imprmía velocidad al equipo y hacía circular la pelota. Erico era malabarista, un acróbata del fútbol, hacía lo que quería con su cuerpo y anotaba casi desde cualquier lugar.  

Ricardo Bochini
Entra en el dulce camino de la remembranza y tras pasar por varios nombres propios y otras tantas demostraciones teatralizadas, se vuelve a sentar. “Vi grandes jugadores, ahora, la mejor delantera, el equipo más superior, fue el de la Máquina de River. Todavía los recuerdo... Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Losteau”, expone con gran solemnidad.  “Yo conocí a Fioravanti y él mismo me dijo que se confundía los nombres cuando relataba. En ese momento no llevaban números ni apellidos en las camisetas y ellos se movían de una forma tan veloz que era imposible reconocerlos por la rapidez con la que cambiaban de puestos. Se le mezclaban los nombres de Muñoz, Moreno, Pedernera y Labruna, a Losteau lo podía reconocer porque era más flaquito. Jamás vi a un equipo jugar así, que rotara tanto y que los jugadores supieran adonde tenían que ir. Era algo titánico”.  

Su carrera política le dio la posibilidad de conocer a aquellos deportistas que admiraba. Hasta compartió tardes (y noches) con una banda muy particular, Boyé, Pontoni, Moreno, Pedernera y Labruna. 

“Nos juntábamos en el Bar Suárez de Maipú y Lavalle. Labruna se tomaba un café y a las doce se iba. Después, con Moreno y Pedernera salíamos a bailar al Marabú. ¡El Charro tenía una pinta! Traje negro, corbata de moño, era el famoso guapo y bailaba bien el tango. Imaginate las muchachas...”.  
Futbolistas con tango. Entre ellos, Moreno, Labruna, Loustau y Di Stéfano.

El bandoneón es la musicalización perfecta para esas gambetas que jamás olvidará. Sí el fútbol lo emociona, el tango lo estremece. Junto con Rinaldo Martino, delantero de San Lorenzo en la década del 40, fue un asiduo espectador de los cantores que pasaron por la tanguería “Caño 14”. Casi se le pianta un lagrimón al recordar el momento en el que Hugo Del Carril lo invitó a que lo acompañara en las estrofas de “Mi Buenos Aires Querido”.  

Su corazón late con el fútbol y baila con los sonidos arrabaleros pero es con la política que palpita.  

- Como político y amante del deporte, ¿qué hizo para propulsarlo?  
- En mi pueblo, de sólo cuatro mil habitantes, fundé el Club Social y Deportivo Independiente de Comallo, en 1948. El espacio que le da a los jóvenes para practicar diferentes actividades, estar entre amigos, lejos de la calle y en un ambiente sano es importantísimo. Me gusta usar mi trabajo para ayudar a la gente y hace tiempo que le envío al club, para que le haga llegar a todos ropa, libros, alimentos y cuando me piden, dinero.  

Toda su vida militó para el Partido Justicialista. La semblanza de Perón y el vívido recuerdo de sus presidencias son lo que lo motivan para seguir, a sus más de 80 años, en la caótica vida política.  

“Mi mejor recuerdo con el General fue el día que asumió su tercera presidencia. Siempre se eligen cinco legisladores y cinco diputados para saludar al presidente una vez que asume el mandato. Tuve la gracia de ser el primero de la fila”, dice mientras se vuelve a parar energético, como cuando imitaba los goles. “Me agarró del hombro, me dio un beso y me dijo: 'Usted es de los pagos de Antonito, mándele mis saludos diputado Ganem'”, relata con la voz gruesa emulando la de Juan Domingo. “Antonio, su sobrino, había puesto una carnicería en Bariloche, pero... ¡se acordaba de donde era! ¡Había estado más de veinte años exiliado en Madrid y se acordaba de que yo era de Río Negro!”. El lagrimón no lo puede contener esta vez. Tímida y mínima, una gota traslúcida rozó apenas la parte superior de su mejilla.  

Su escritorio es la síntesis de la perfecta combinación de pasiones que aceleran sus emociones. Un cuadro con una foto de Perón firmada y otro con una de Evita dedicada a su hermana, un banderín de Independiente, otro de su club de Comallo, una imagen con Bochini debajo del vidrio de su mesa y un retrato en blanco y negro de Gardel. Sus libros, papeles y las fotos de sus dos hijos y su mujer custodian ese espacio sagrado para él, donde trabaja por las causas injustas que quiere cambiar con la política, con el recuerdo del gol Grillo a los ingleses y las melodías cantadas con Del Carril como banda de sonido. 

“En fútbol, pólitica y tango podrán empatarme, pero ganarme, jamás”, sentencia el hombre de las pasiones. 

8 jun. 2011

¿Qué esconde Roland Garros?



“Game, set, match, championship”. Hombres, mujeres, profesionales, amateurs, singlistas, doblistas y juniors desplomados en el piso naranja con el polvo de ladrillo impregnándose en su cuerpo como si fuera una parte más de ellos. Desde cada centímetro de su piel se filtra el placer de alcanzar la gloria, el goce del esfuerzo recompensado. Del otro lado de la red, la desazón, la frustación, la tranquilidad por haber entregado todo, la certeza que se pudo haber jugado mejor. Antagónicas, todas las emociones juntas, adentro de una cancha. 

Roland Garros alberga un recorte de la historia del tenis, de la historia de miles de deportistas que allí depositaron sus ilusiones y también un poco de la historia de personas que se ilusionaron con un futuro diferente. 

Desde 1940 a 1945 la Segunda Guerra Mundial impidió que el Grand Slam se disputase, pero sin embargo en sus canchas había trabajo. El gobierno francés destinó las tres hectáreas cedidas por el Stade Francais para alojar disidentes políticos, extranjeros y cualquier sospechoso. Las canchas de Roland Garros fueron utilizadas en 1940, cuando Adolf Hitler estaba en posesión de París, como campo de concentración. Era un lugar de paso. Allí se mantenía a los detenidos, en su mayoría judíos, hasta que eran derivados a diferentes lugares. 

Artur Koestler, escritor húngaro de orígen judío, estuvo apresado en las canchas galas y en su libro “Oscuridad al mediodía” relata su experiencia. 

“Dormíamos sobre paja mojada porque había goteras y estábamos tan apretujados que nos sentíamos como sardinas(...) En Roland Garros nos autodenominábamos cavernícolas, unos 600 de nosotros vivíamos debajo de las escaleras del estadio”. 

Koestler, también conocido por su militancia política y autodefinido como “comunista romántico”, logró escapar de la persecución alemana e instalarse en Gran Bretaña, donde se suicidó el 3 de marzo de 1983 por un largo padecimiento de leucemia y Parkinson. 

En la historia oficial que la Federación Francesa de Tenis divulga sobre éste Grand Slam, no aparece ni un capítulo dedicado a los años oscuros que se vivieron. La ignorancia y el silencio parecen ser mejor remedio que la responsabilidad. Según ellos, todo es un mito y la realidad es que se confundió su predio con el Valedrome, que también se utlizó como campo de concentración nazi. Las palabras inmortales de Koestler narran otra versión de los hechos.