5 dic. 2011

La Legión Argentina dejó todo en Sevilla y volvió con ilusión



Sumergido en un mar de lágrimas y tristeza. Una derrota más ante España en la lucha por la conquista de la esquiva Copa Davis, pero muy diferente a aquella en 2008. La pena que merodea Sevilla no es la misma que vagó por Mar del Plata. Porque le jugaron de igual a igual a un rival que cuenta con el número 2 y el 5 del ránking en la superficie donde más cómodos se sienten e ilusionaron por momentos con dar vuelta la serie que había comenzado adversa, con gran juego y mucha pasión. El equipo argentino, pese a no haber podido conseguir la ensaladera, se retira de La Cartuja con la frente en alto.



A lo largo del fin de semana y de todo el año, los dirigidos por Modesto “Tito” Vázquez realizaron una remarcable tarea, que siempre fue reconocida y acompañada con el apoyo del público. Los hinchas ignoraron las voces que mantenían versiones de peleas entre los jugadores y diferencias con el capitán, supieron alentar porque entendieron que la unión se demuestra dentro de la cancha y en cada uno de los cinco partidos. Ese fue el estandarte de este grupo de tenistas cuya derrota esta muy lejos de ser un fracaso. Trabajo, unidad y juego.

El equipo dio todo”, manifestó orgulloso David Nalbandian quien además aseguró que integrará el equipo el año que viene y que desea participar en los Juegos Olímpicos de Londres. La conferencia de prensa distó mucho de aquella escandalosa en 2008 en Mar del Plata, es que los vínculos entre los jugadores son otros. Una imágen que lo resume es la de David consolando a Del Potro tras la derrota ante Nadal. ¿Qué fue lo que le dijo el unquillense al tandilense en medio de la desolación? “Lo que se le dice a un compañero cuando dejó todo en la cancha y no se pudo”, esgrimió tras el partido.

Dejé hasta lo último que me quedaba”, declaró un Del Potro golpeado anímicamente tras el 4 a 1. No sólo lo notó él. Minutos después de consagrarse campeón el número 2 del mundo, Rafael Nadal, destacó la actuación de Juan Martín. “Jugó un partidazo. Es un rival de grandísimo nivel y estará entre los mejores por mucho tiempo porque es un jugadorazo", destacó. En tonos melancólicos La Torre de Tandil se expresó acerca del equipo: “No estoy como quisiera, pero con el correr de los días, tanto yo como mis compañeros nos tenemos que quedar tranquilos por lo que hicimos durante todo el año, ya que pudimos llegar a la final. Le peleamos a España en su tierra. Nos ganó bien”.

Pese a que todavía la confirmación de la continuidad del capitán no se ha dado a conocer por él ni por parte de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), periodistas presentes en España aseguran que Vázquez no seguirá como la voz de mando y que el nombre que suena para la sucesión es el de Martín Jaite. Previo al cuarto punto “Tito” manifestó que el domingo podía llegar a ser su último día en esa función. Tras el enfrentamiento de Del Potro frente a Nadal que le dio el titulo a los ibéricos, expresó que a lo largo de estos tres años como capitán del equipo argentino de Copa Davis, las alegrías fueron efímeras, pero que el regocijo mayor va a ser el reconocimiento del grupo. Mientras que en cuanto a su permanencia agregó que no puede realizar suposiciones, pero que el trabajo continúa. Sin comunicados oficiales y con versiones de finalización del ciclo, habrá que esperar que el tiempo aclare el panorama.

En 2012 Argentina hará su debut frente a una siempre complicada Alemania, de visitante y en febrero. Tal como ocurrió en 2009, luego de perder la final en Mar del Plata frente a España, el 2012 será un año que el equipo argentino deberá afrontar con la mochila de no haber podido lograr la Copa. En aquel 2009 en el que Argentina recibió a Holanda en la primera fase, el conjunto con respecto al que estuvo en la final del 2008 fue completamente diferente. Lucas Arnold, Martín Vasallo Arguello, Juan Ignacio Chela y Juan Mónaco conformaron la lista. Ninguno de ellos había estaba frente a España. No obstante, las declaraciones esta oportunidad abren una perspectiva distinta para el año que viene, ya que tanto David Nalbandian como Juan Martín Del Potro esperan por una revancha pronta. También las actuaciones muestran un panorama diferente. El importantísimo papel que desempeñó Eduardo Schwank en el dobles se prensenta como una posible carta para jugar el tercer punto, justamente el doblista que se le había criticado a Vázquez no tener.

La de este año, la cuarta final celeste y blanca, dejó el terreno sembrado para que el 2012 se afronte con las esperanzas de buscar los frutos de este segundo puesto y traer para el sur la ansiada Ensaladera. y traer para el sur la ansiada Ensaladera. España, Francia, Estados Unidos, siempre son candidatos a quedarse con el título. Sin embargo, el equipo argentino viene demostrando estar a la altura de estas potencias mundiales.

El haber alcanzado una final tras derrotar al vigente campeón Serbia que tenía en sus filas al arrollador número 1 del ránking, Novak Djokovic, y haber sido un rival de gran envergadura para una España imbatible en polvo de ladrillo, no es obra sólo de quienes se colgaron la medalla plateada, sino de un proyecto desarrollado del tenis argentino. Hace diez años que integra el Grupo Mundial y en esa década cosecharon tres finales (2006, 2008 y 2011) y tres semifinales (2002, 2003 y 2005), lo que lo convierte en el país que actualmente tiene mayor rendimiento regular y además el único que nunca perdió en primera ronda. Desde aquella hazaña en septiembre de 2001 en Córdoba en el que Argentina venció 5 a 0 a Bielorrusia para salir del Grupo Americano con Gastón Gaudio, Guillermo Cañas, Franco Squillari y Luis Lobo, mucho evolucionó. Ninguno de estos cuatro nombres sigue tirando drops en el circuito profesional, muchos otros pasaron y otros tantos quedaron al margen. Todos ellos, quienes viajan por ricones del mundo dejando familias y amigos atrás para jugar con la sigla ARG bien pegada a su nombre, conforman “La Legión Argentina”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario